Qué cierto es eso que de pequeño nunca se ven los problemas, todo es de “color de rosa” todo es precioso y sin complicaciones.

Te tienen metido en una burbuja para que nada ni nadie pueda dañarte y utilizan las “mentiras piadosas” para no herirte, para que los sufrimientos no entren dentro de ti tan pronto.

Y cuando va pasando el tiempo, sin que te des cuenta, vas abriendo los ojos, ojos que tenías bastante cerrados y te das cuenta de muchas más cosas.

Te vas dando cuenta de cosas que antes ni imaginabas. O bien porque no las veías, o porque no te dejaban verlas…

La maduración viene muy poco a poco, y viene acompañada de palos; palos que te dan los demás cuando menos te lo esperas. Y esto se acumula en nuestras experiencias, que las vamos adquiriendo a través de nuestras vivencias. Y recuerdo… todo, poco a poco.

Hay gente que cree tener el extremo de maduración , y lo que no saben todavía es lo mucho que les queda por ampliar sus conocimientos, lo mucho que les queda por crecer, descubrir, fallar y experimentar.

Se pueden acercar , pero les quedará mucho para llegar a la perfección.

Te vas dando cuenta de que la vida, no sólo está pintada de rosa, sino que en ella se encuentra toda la gama de colores, y el gris oscuro junto al negro, predominan en muchos rincones.

Predominan estos tristes colores, ya que la vida nos regala demasiados malos momentos; la vida nos envía a casa una caja, llamativa, atractiva y atrayente a la vista, pero que después resulta contener cosas desagradables.

En la vida nos rodea las apariencias, y tienes que ser tú, el que no caiga en la trampa, ya que los demás te incitarán a ello.

Busca los colores alegres, que te den felicidad y alegría a tu vida, deja los colores oscuros donde están , en los rincones, bien apartados de ti, porque no te darán nada bueno.

Disfruta de los buenos momentos, y habrá veces que tú misma tengas que buscarlos; pero disfrútalos, porque ya todos sabemos que los malos momentos vienen regalados.

·· Elena ··

Anuncios