En muchas situaciones , que a veces nos llegan a resultar incómodas,  nos cuesta decir que NO, (aunque estés convencida de que no te parece bien), ya que en el caso de decirlo así, nos podemos llegar a sentir culpables. De esa manera, optamos por decir lo contrario de lo que desearíamos; por no molestar a la otra persona, o bien , por no sentirte mal contigo mismo por el hecho de contradecir u oponerse al otro. Con el fin de no incomodar a nadie.

Este hecho nos suele pasar con la mayoría de las personas que nos rodean, siempre con la idea de … ” para que no se molesten “. Siempre pensando en los demás, siempre conservando esa paciencia que te hace recapacitar en que lo sigues haciendo bien, en que debes seguir actuando de esa manera.

Hasta que llega un día en que el gran vaso de PACIENCIA que llevas dentro, REBOZA bien rebozÁO! Y ahí es cuando te sale la vena roja, de … ALERTA, no soples más, que la pelota hinchable puede llegar a explotar.

Hay gente que…quiero creer que lo hacen sin pensar, pero no se dan cuenta de que están al límite de gastarle la paciencia a uno. Que uno es una goma de borrar, y es útil un día, y otro, y otro más… hasta que llegará el día que ese material desaparezca de tanto usarlo, y tendrás que buscar otra goma; otra persona a la cual le pasará lo mismo.

Decir que… ellos mismos se tienen y deben de darse cuenta de sus actitudes, que nadie tiene que estar encima de nadie para llamar la atención, porque ya somos lo bastante conscientes de lo que hacemos.

Y para eso, los perjudicados, cuando se ven en ese aprieto y aunque cueste trabajo, deben saber decir un NO a tiempo o, llegados a ese punteo, actuar de manera beneficiosa para uno mismo. Eso es ser egoísta, en parte; pero si no miras por ti en ese estado de límite, te llevarás toda la vida cediendo, sin dar tu opinión por “no molestar” y cargándote en la espalda los problemas de los demás, sin necesidad de ello, ya que suficientes problemas tenemos cada uno, como para solucionar siempre , alegremente los problemas ajenos.

Y por otra parte, sí que es cierto que ” la confianza da asco ” y con las personas con las que más afecto tenemos, las que más nos quieren, las que nos lo dan todo … le somos sinceros y no tenemos problemas en expresarnos, no tenemos problemas en soltarles ese NO, que lo decimos sin pensar en que, sinceramente , ese morfema de negación , no debería existir dentro de este campo, del campo que abarca las personas que se merecen todo, porque lo han dado y lo seguirán dando  todo por ti.

 

Recapacita y piensa en como actúas, de qué manera y con quién.

Ten paciencia.

Y sobre todo, cuando veas que dicha paciencia se te agota, cuando veas oportuno actuar, ACTÚA. Siempre de buenas maneras, manteniendo los modales y con calma. Pero dejando claro la situación incómoda que nos han llegado a ocasionar.Para que  se evite la repetición del mismo hecho en un futuro.

 

Hay tantas formas de decir un “NO”, y muchas veces lo utilizamos en el momento inadecuado… y con personas que no merecen escucharlo.

 

·· Elena ··

Anuncios