Te llevas toda la vida hablando de más, siempre justificándote por todo y en realidad las cosas no te van tan bien como las pintas.

Lo pintas bonito para aparentar, aparentar lo que no existe. 

Pero en parte lo entiendo. Te acoges a esa mentira para camuflar lo que no tienes.

No te preocupes, los demás nos damos cuenta de ello. Salta a la vista. Siempre salta a la vista lo que destaca, y esa actitud, choca bastante.

El que gana lo celebra y el que pierde lo explica “, y tú te pasas la vida explicando falsedades.

No mientas, ya que está comprobado que las mentiras siempre se acaban cogiendo por una cosa o por otra.

Pienso que es más difícil ser quien no eres, siempre alerta y midiendo las palabras con cuidado, para no meter la pata. Aunque le coges gusto y aún sabiendo que haces mal en comportarte así, lo sigues haciendo. Hasta tú mismo te crees que las mentiras ya forman parte de tu vida.

¿ Tanto trabajo cuesta ser tú mismo ?

·· Elena ··

Anuncios